Reflexología podal

 La Reflexología es una técnica milenaria que se puede utilizar como tratamiento complementario o alternativo según la patología.
Existen documentos que indican que se conocía en la India y en China desde hace más de 5.000 años y en Egipto desde el 2.300 A.C. La técnica tal y como la practicamos en la actualidad proviene de los trabajos del Dr. Fitzgerald (1872-1942) y de la enfermera Eunice Ingham (1889-1974).


Su objetivo es equilibrar las funciones de órganos y sistemas a nivel físico, especialmente ayuda a la movilización de toxinas; muy indicada para sencillas alteraciones físicas de tipo crónico (retención de líquido, estrés, cefaleas…) o como mantenimiento. Consiguiendo que mejore la función depurativa de los órganos y por lo tanto la persona aproveche mejor los nutrientes de la alimentación, repercutiendo positivamente en el funcionamiento corporal y el aspecto exterior.

Su aplicación es sencilla: la terapeuta realiza un masaje de intensidad media sobre los pies de la persona.

No se realiza un tratamiento de reflexología en los siguientes casos:
  • Fiebre.
  • Enfermedades infecciosas agudas.
  • Tromboflebitis (Flebotrombosis sólo con autorización de su médico habitual).
  • Infecciones linfáticas agudas.
  • Gangrena.
  • Enfermedad de Sudeck en el pie (atrofia ósea aguda).
  • Embarazadas con riesgo de aborto.
  • Hongos en los pies.
  • Procesos tumorales de carácter maligno (cáncer).

Se toman ciertas precauciones si la persona se encuentra en una de las siguientes situaciones, pudiendo recibir tranquilamente una sesión de Reflexo:
  • Niños antes de la pubertad,
  • Personas diabéticas,
  • Si la persona hace menos de 2 horas que ha comido (la ingesta de mediodía),
  • Embarazadas.


Los precios pueden variar de un centro de consulta a otro, por favor cuando pidas hora, pide que te indiquen el precio de la terapia.